Es inevitable. El año se nos ha ido volando y ya está aquí Navidad, Año Nuevo, las uvas, regalos y más regalos, el roscón, cenas de empresa o en familia, amigos que reencontrar, tiempos de volver y de regalar.

Quizás la Navidad no sea tu fuerte pero si tienes la suerte de regentar empresa propia, debes saber que estos son los días en los que más ventas hacen los negocios. La razón se apoya en una fórmula secreta en la que se conjugan la disponibilidad de presupuesto extra, el deseo de cumplir los sueños de nuestros seres queridos y, por supuesto, la publicidad.

Con el universo de Internet a nuestra disposición, las opciones de las grandes y pequeñas compañías se multiplican. Ya no es imprescindible contar con un gran presupuesto, sino emplearlo con el mayor atino.

Si aún no has puesto en marcha tu estrategia de marketing navideño, sentimos decirte que vas muy tarde. Los estudios al respecto indican que el 26% de los consumidores comienzan sus compras navideñas en octubre. No obstante, las siguientes claves pueden darte ideas de emergencia y, en cualquier caso, está en tu mano tomar nota de cara al 2017.

 

 

Crea un ambiente navideño: en tu negocio, en tu web y redes sociales debe respirarse Navidad. Contágiate de mensajes de ilusión e intenta trasmitir en cada uno de tus espacios la alegría de estos días y hazlo acorde a la idiosincrasia de tu compañía. La decoración, color y apariencia de tu imagen corporativa o  el tono de tus publicaciones son las principales señales de que son días especiales.

Las acciones de marketing digital son, sin rival, las más económicas y las que mayor retorno garantizan a la entidad: newsletters con ideas para una navidad genial, resumen de artículos novedosos, beneficios personalizados, felicitaciones de Navidad digitales, etc.

Ríndete al espíritu de la generosidad: Súmate el lema “tiempo de dar” y realiza obsequios a tus clientes. La experiencia de consumo se verá enriquecida y, por un coste simbólico, reforzarás el vínculo con tu comunidad. Antes de elegir  tu regalo, analiza a tu público objetivo y adapta a él tu obsequio, que puede tener forma de muestras de productos, complementos, tarjetas personalizadas, etc.

Todo son ventajas: Aunque estas sean, indudablemente, épocas para gastar, vale la pena sacrificar un leve margen de beneficio para decantar la balanza hacia nuestro lado. Ofertas, descuentos para próximas compras o beneficios con firmas amigas, consolidan la relación con el público y atrae a nuevos usuarios.

Las facilidades de pago o financiación es otro ejemplo de posibles medidas que ofrecer en Navidad.

Comparte tu alegría: ¿Y si reactivamos nuestro lado más solidario? No hay momento mejor para la Responsabilidad Social Corporativa que la Navidad. La solidaridad ya no es un extra, si no un elemento básico de la estrategia de comunicación de una empresa. Dedicar una fracción de los beneficios a una causa social, revierte en notoriedad y posicionamiento, a corto plazo, y ayuda a desarrollar el sentimiento de pertenencia tanto de la marca, como de sus clientes y, por supuesto, de sus trabajadores.

Motiva a tu equipo: Ellos son una pieza clave del puzzle, pues son los suscriptores primigenios de la firma. Ellos pueden defender o hundir la reputación de una empresa. Infinitos test han demostrado que un equipo feliz es más productivo y su bienestar se traslada, directamente, a los clientes.

Navidad es una excelente ocasión para hacer agosto o pasar, definitivamente inadvertido. ¿En qué lado está tu negocio? ¿Qué acciones pones en marcha para brillar sobre la competencia en diciembre? Si has perdido el rastro de la estrella de oriente, recuerda, #SomosTusManos diseñando e implementando tu estrategia de marketing navideño.